Actualizando el NAS

Esta mañana he terminado de actualizar el disco duro de mi DS109+, he sustituido el WD Caviar Black de 750GB por un nuevo WD Caviar Green de 2.0TB.

La razón del cambio ha sido que he decidido desconectar definitivamente mi antiguo DS207 y dejar un solo NAS funcionando, con el consecuente ahorro energético y reduciendo el ruido y calor generados.

Sustituir un disco duro en nuestro Synology es muy sencillo. La forma más rápida requiere de lo siguiente:

Synology Assistant y Firmware para nuestro modelo (última versión disponible recomendada)

– Carcasa USB

Si vamos a instalar un disco Western Digital, principalmente de la gama Green como el que he usado yo, sería interesante que modificaseis el timer IDLE para que el disco funcione de forma adecuada y los LCC no se disparen de forma alarmante. Para hacerlo, necesitamos conectar el disco duro en un PC, hacer un pendrive, cd o disquete autoarrancable (MSDOS) y ejecutar la utilidad WDIDLE3 con este comando:

wdidle3 /s300

Lo primero antes de continuar es  guardar una copia de seguridad de la configuración de nuestro NAS, cosa que podemos hacer desde el apartado correspondiente de la sección backup de la web de administración.

Del mismo modo, si podéis tener un backup de todos los datos, mucho mejor, luego lo restauráis con el File Station y listo. Si no disponéis de espacio para hacer el backup, mas adelante os cuento dos formas de recuperar los datos, pero si teníais un RAID diferente a 1, mejor hacer el backup para ahorrarnos complicaciones (nunca viene mal).

Con la configuración y los datos a salvo, apagamos el NAS y sustituimos el disco duro.

Arrancamos el NAS con el disco duro nuevo y abrimos el Synology Assistant. En unos segundos debería aparecer nuestro NAS, lo seleccionamos y clicamos en la opción de «Instalar», seguimos el asistente, indicándole el archivo del firmware y en minutos tendremos el NAS accesible otra vez (pero sin ningún dato o configuración personalizada).

Es muy importante utilizar la última versión del Assistant y el Firmware si usamos los nuevos Western Digital con la tecnología de formateo avanzado. Si instalamos el NAS con una versión antigua, no aprovecharemos esta tecnología con la consecuente pérdida de rendimiento al usar estos discos (por ahora los de la gama WDXXEARS).

Nos conectamos al panel de administración, y vamos a la sección donde antes sacamos la copia de seguridad de la configuración. Ahí tenemos la opción de restaurar. Restauramos la copia que teníamos para dejar el NAS configurado como antes: usuarios, permisos, carpetas compartidas, etc.

Ahora es el momento de restaurar los datos, si teníamos backup, los restauramos. En caso de no disponer de backup, tenemos un par de métodos alternativos para NAS’s con una sola bahía o equipos con dos bahías y RAID1.

NAS con 1 bahía

Pinchamos el disco duro antiguo en la carcasa USB y lo conectamos al NAS. Usando el servicio FileStation, copiamos los datos (que estarán en la carpeta compartida usbshare1) a las nuevas carpetas del NAS (que estarán vacías) y listo.

NAS con 2 bahías configurado como RAID1  o con un solo disco duro

Conectamos el disco duro (o uno de los dos en caso de RAID1) a una carcasa USB y a nuestro NAS.

Nos conectamos por telnet o SSH, con usuario root y ejecutamos el siguiente comando:

mdadm --examine --scan /dev/sdk3

Esto debería mostrar una línea similar a esta:

ARRAY /dev/md3 UUID=37d421aa:f01cbe6e:8334f217:a60e2732

Si nos diese algún error no nos servirá este método.

A continuación miramos los arrays que tenemos activos con el comando

mdadm --detail --scan

Seguidamente, ejecutamos el siguiente comando sustituyendo la X por el numero siguiente al mas alto que obtengamos en la paso anterior.

mdadm -A --verbose --run /dev/mdX /dev/

Montamos la partición de datos para poder acceder a ellos:

mount /dev/mdX /mnt/usb

Copiamos los archivos de /mnt/usb al nuevo disco duro, para ir rapidos, podemos hacer un rsync de todo el contenido a una carpeta compartida y luego distribuirlo con el FileStation a la ubicación final:

rsync -a -u -v --stats  /mnt/usb /volume1/public

Cuando termine el rsync, procedemos a quitar el disco duro, primero con estos comandos:

umount -l /mnt/usb

mdadm -S /dev/mdX

mdadm -r /dev/mdX

Desconectamos la carcasa USB y eliminamos la carpeta compartida:

rm -r /mnt/usb

Reiniciamos nuestro NAS y procedemos a mover los datos a la ubicación correcta mediante FileStation. Debemos confirmar que los permisos de usuario estén bien aplicados, también desde FileStation. En caso de no estarlo, seleccionando los archivos y usando la opción del menú contextual “propiedades” podremos modificarlo.

Ahora solo faltará instalar el bootstrap y cualquier modificación que tuviéramos echa en nuestro NAS aparte de revisar toda la configuración por si algún parámetro no estuviese configurado correctamente.

Comentaros que dado que por ahora no existe el Twonky para mi DS109+, he pasado a utilizar el servidor multimedia que viene integrado y funciona de perfectamente 😀

Últimas modificaciones en el PC

Para dar ya por terminadas las actualizaciones de mi PC este año (eso espera mi cartera 😀 ), he realizado algunas modificaciones mas 😀

Después de darle muchas vueltas, decidí sustituir la actual placa base, Abit AW9D-MAX, por una nueva, puesto esporádicamente seguía sufriendo algo de inestabilidad pese a haber actualizado la BIOS y jugado con miles de combinaciones de voltaje y parámetros.. No era un continuo pero si varios días a la semana.

Al final me decidí por la Asus P5Q Deluxe pues de los diversos modelos con socket 775 era la que mas se adaptaba a mis necesidades. Es placa situada en el segmento medio, con condensadores de los buenos (después de ver reventar cientos de los clásicos nunca compraría una placa que los tuviese) y conexiones para todo ^^*

Fue montarla y desaparecieron los problemas que venia arrastrando con la Abit, solo tuve que ponerle un pelin de voltaje al NordBridge por tener los 4 slots de memoria ocupados y configurar debidamente la RAM según las especificaciones del fabricante.

P7280391r

También decidí sustituir la fuente de alimentación. He instalado una Corsair HX750w Modular. Una gozada de fuente, no solo es mas silenciosa que la que tenia, sino que los cables son mas largos, de modo que puedo dejar el interior de la torre libre de cables de alimentación para mejorar el flujo de aire.

P8280495r

P8280496r

La fuente que tenia hasta ahora era una Xigmatek NRP-MC751. No la llamaria silenciosa, por que algo de ruido si que hacia, pero lo peor era el cableado, es modular, pero el problema esta en los cables que van a la placa base y que salen directamente de dentro la fuente, pues eran cortos y tenia que pasarlos por la mitad de la torre 🙁 . Nunca mas pienso comprar en la tienda de donde la saqué, pues compre originalmente una be quiet! cojonuda (y cara :error ) y por mala suerte reventó. La cagué cuando gestioné la garantía por la tienda, pero por necesidad del momento acepté la sustitución por una fuente de una calidad y precio mucho inferior. La próxima vez, directamente gestionaré con el fabricante :/

También, he comprado una disquetera con lector de tarjetas que hace un buen tiempo tenia en mente comprar. Nada especial que comentar, se conecta directamente a los puertos USB de la placa base y al bus FDD y listo. Al fin puedo leer SDHC, que el lector USB que tenia no las soporta.

Para terminar, he decidido eliminar el RAID de mi vida. Tanta inestabilidad ha hecho que me cansase de los largos procesos de «comprobación de errores». Al final, solo sirve para que si peta un disco en pocos minutos tengas todo funcionando, porque los datos, protegidos no están. SIEMPRE debes tener una copia de seguridad en otro sitio. En su lugar, voy a usar el HD que me sobra ahora para ampliar la capacidad de almacenamiento en red que tengo en casa que ya me hace falta.

Intel Matrix: combinar rendimiento y redundancia

Ayer, leyendo los Whitepapers de la tecnología Intel Matrix Storage que incorporan Intel en los chipsets de la mayoría de las placas base que los llevan, me fijé que mostraban la posibilidad de combinar varios tipos de RAID en un par de discos duros.

En mi caso tenía desde que actualicé el PC en 2007 un par de discos duros de 250GB configurados en RAID1 con dos particiones, una con el sistema operativo y otra con los datos. Esta configuración está muy bien ya que obtenemos redundancia en caso de fallo de uno de los discos duros (es como si no pasase nada). El problema (aunque no muy grande) es que el rendimiento en RAID1 (y más en este tipo de soluciones RAID por Software) es inferior a usar los discos sin RAID o en RAID0 (sin redundancia alguna).

Siguiendo el Whitepaper de Intel, hice un backup de todos mis datos y reconfiguré los arrays (se hace en la bios y en no más de 5 minutos, en mi placa CTRL+I al iniciar) dejándola así:

ATENCIÓN: MODIFICAR LA CONFIGURACIÓN ELIMINA TODOS LOS DATOS DE LOS DISCOS DUROS IMPLICADOS

Como podéis ver, he creado un RAID0 usando 30GB de cada disco duro para instalar el sistema operativo e aplicaciones y con los 200GB restantes he creado un RAID1 para los datos.

Las ventajas de esta configuración son:

  • Rendimiento: todo lo que esté en la parte en RAID0 irá mucho más rápido. He pasado unos tests con el HDTune y el rendimiento es aproximadamente el doble que en la partición de RAID1.
  • Seguimos teniendo redundancia para los datos importantes. En caso de fallar un disco duro, el sistema operativo no arrancará, pero conectando el otro por USB podremos acceder a los datos desde otro equipo (también podemos sustituir el disco duro averiado por uno nuevo, rehacer el RAID0 y reinstalar: los datos seguirán en su sitio).
  • Obtenemos un poco mas de capacidad en ambas partes, tanto en RAID0 como en RAID1.

Así a primeras, si bien el rendimiento de RAID1 no es malo, al estar las aplicaciones en la parte RAID0 hace que todo arranque mucho más rápido y el sistema vaya más suelto. Del mismo modo, como la parte de datos (que se escribe en los dos discos a la vez para tener la redundancia) no se usa tanto, el desgaste de los discos es inferior.

En cuanto al espacio, antes, configurado todo el disco en RAID1, tenía una partición de 40GB para el sistema operativo y otra de 190GB para los datos, al hacer la configuración nueva ha quedado en 60GB para el sistema operativo y 200GB para los datos. Esto es porque para el sistema operativo podemos coger menos espacio ya que el resultado final se consigue sumando el espacio de los dos discos duros.

Por supuesto tenemos un inconveniente, y es que en caso de fallo de un disco duro, el sistema operativo dejará de funcionar, pero por suerte esto se soluciona fácilmente creando una sencilla imagen de esa parte del RAID regularmente (una vez al mes, o cada vez que realicemos cambios importantes en el sistema operativo) para que en minutos tengamos el sistema funcionando otra vez. Esta imagen nos servirá también por si se nos daña la instalación del sistema operativo aprovecharla para no tener que reinstalar todo.

Para este menester podemos usar el Ghost o el Acronis True Image (los más usados), personalmente prefiero el Acronis, que usando el disco de arranque detecta sin problemas el RAID y tiene conectividad de red. De este modo he hecho la copia directamente a mi servidor NAS (20GB de datos ha quedado en 8GB comprimido). La copia no ha tardado más de 30 minutos, lo cual es excelente. Para vuestro interés he usado la versión 12 que salió hace poco.

Para restaurar la imagen, con el mismo True Image, podemos hacerlo por red, así no hay que gastar discos 🙂

Aunque ya sin RAID, el método de imagen por red lo uso en el resto de equipos y os lo recomiendo, pensad que en caso de fallo de disco duro en 1h como mucho tienes todo reinstalado, configurado y funcionando 100% 🙂