Día 10: Hakone

Hoy hacia un día soleado así que decidí volver a Hakone. Aprovechando que era el último día que tenía Japan Rail Pass, bajé en un Shinkansen Kodama de la serie 700 hasta Odawara.

De camino ya se podía ver que hoy era un día excelente para apreciar el Fuji en todo su esplendor.

Ahí, compre el pase ilimitado (2 días, 3900Y) que te permite usar todos los medios de transporte de la zona de forma gratuita. Haced números de vuestra ruta prevista para ver si os sale a cuenta o no. Yo me ahorre algo de dinero y la comodidad que te da no tener que ir sacando billetes cada dos por tres se lo merece.

Igual que la última vez que estuve, repetí el recorrido si bien modifique la parte final y en vez de deshacer el camino hecho volví por el otro lado.

Para subir hasta Owakudani, donde hacen los famosos Kurotamago (huevos duros negros) hay que ir hasta Hakone Yumoto en la línea Odakyu.

Ahí cambiamos a la Hakone Tozan con sus trenes rojos que van subiendo la montaña haciendo cambios de sentido. El trayecto es una pasada.

Una vez llegamos a la estación de Gora, cambiamos al Hakone Tozan Cablecar que sube un buen trozo en línea recta.

A continuación, subimos al teleférico el cual para primero en Owakudani.

En Owakudani debemos ir con cuidado y no estar mucho rato cerca de los gases porque nos puede dar algo.

Hay unas vistas del Fuji excelentes si consigues que no esté nublado. Creo que es la primera vez que lo puedo ver en todo su esplendor.

Aquí podéis comprar los famosos Kurotamago. No son más que huevos duros hechos cocidos en las aguas “volcánicas” que brotan por la zona, las cuales le dan el color negro a la cascara. Por dentro debo decir que saben igual que los normales. Se dice que cada uno que comes te alarga unos años la vida.

Vista la zona, seguí en Teleférico hasta el lago Ashi.

Aquí te puedes subir a los barcos “pirata” que cruzan el lago hasta el otro lado. Un corto trayecto con vistas al Fuji. Recomiendo ir con un buen abrigo y guantes, porque hace mucho frio (al menos en esta época).

Como era de esperar, estaba empezándose a nublar el día hasta el punto en que dejo de verse el Fuji. Visité el Hakone Jinja con su Tori “mojado”.

Vista la zona, me subí al Hakone Tozan bus con destino Odawara serpenteando por las estrechas carreteras que cruzan las montañas. Como había bastante tráfico, al llegar a Hakone Yumoto me baje y cogí el tren hasta Odawara.

Desde ahí, en otro Shinkasen Kodama de la serie 700 volví hasta Tokyo, donde paré en Akihabara a comprar un encargo cenando un delicioso Katsudon, uno de mis platos japoneses preferidos.

2 opiniones en “Día 10: Hakone”

  1. Por lo que veo este día lo aprovechaste mejor. Menudo tute de kilómetros te has metido el resto de días.

    Ho!

  2. Era un dia de relax. El resto de dias como buen aficionado a los trenes me pase buena parte del dia en ellos ^_^

Comentarios cerrados.